Republicado con permiso de AISHealth.com

Con numerosos hospitales dedicados a la pandemia del COVID-19 y muchas áreas con órdenes de confinamiento en el hogar, la infusión residencial es más importante que nunca. Ya se han visto cambios dentro de la industria, y es probable que la situación actual dé lugar a cambios permanentes en el espacio de infusión en el hogar.

"Si puede realizar la infusión en casa, debe hacerla ahí", sostiene Ashraf Shehata, líder nacional del sector de KPMG para cuidado de salud y ciencias de la vida. "Se trata de controlar el riesgo de infección a corto plazo, y muchos candidatos para la infusión residencial pertenecen a una categoría de alto riesgo. A largo plazo, ha habido un cambio en la prestación de atención en el entorno más económico y clínicamente apropiado, impulsado en gran medida por los pagadores".

“Hemos visto un aumento en el uso de infusiones en el hogar para diferentes terapias en ciertos mercados donde los sitios de atención de pacientes están cambiando de la atención aguda o del entorno ambulatorio hospitalario al hogar, debido a la pandemia”, dice Drew Walk, director general de Soleo Salud. "También hemos visto una reducción significativa en otras terapias debido al aplazamiento de procedimientos no relacionados con el COVID en los sistemas de salud y consultorios de proveedores".

Walk comenta a AIS Health que, si bien el tipo de medicamentos que se administran en el hogar ha sido bastante similar a los que se administraban antes de la pandemia, ha visto "una oportunidad más amplia para proporcionar la primera dosis en el hogar, que anteriormente tal vez solo se ofrecía en un entorno controlado".

"Antibióticos/antivirales, tratamiento del dolor, nutrición parenteral total e [inmunoglobulina intravenosa] son actualmente los tratamientos más comunes que se administran mediante infusión en el hogar", comenta Shehata, y añade que se pueden administrar otras terapias en el hogar pero "eso depende de circunstancias tales como el medicamento y el riesgo para el paciente".

El Dr. Lee Newcomer, M.D., Director de Lee N. Newcomer Consulting LLC, afirma que un cambio a la infusión residencial “será relativamente pequeño" y se realizaría por dos razones principales: evitar la exposición a personas que pueden estar infectadas y reducir el costo general de hospitales o clínicas. "El cambio está limitado por la pequeña cantidad de medicamentos que no requieren la proximidad del médico para el control de los efectos secundarios", afirma.

Según Harriet Booker, Directora de Operaciones de Option Care Health, Inc., “El modelo de negocio de Option Care Health, construido alrededor de una red nacional de farmacias magistrales, está diseñado para brindar atención a los pacientes justo cuando la necesitan, lo que a menudo significa brindar atención compleja con fórmulas magistrales pocas horas después del alta del paciente de un hospital. La pandemia realmente no ha cambiado nada de eso, más allá de nuestra necesidad de asegurarnos de estar preparados para satisfacer la demanda y la variabilidad cambiantes en los volúmenes de derivaciones".

Afirma que los procesos operativos estándar de la empresa “incluyen planes integrales de continuidad de redes y negocios, que garantizan nuestra capacidad de brindar farmacia de infusión y atención de enfermería a los pacientes de manera sistemática y confiable en todo el país, especialmente durante esta pandemia. Esta agilidad en tiempo real requiere turnos adicionales, rotaciones del personal que trabaja a distancia y horarios extendidos de atención de la farmacia para preparar y administrar medicamentos vitales".

Option Care Health ha trabajado con hospitales para ayudarlos a "liberar camas en anticipación a una afluencia de pacientes con COVID-19 o simplemente cuando y donde lo necesiten", afirma Booker, incluida la identificación de afecciones que pueden tratarse en el hogar o en una sala de infusión, y la coordinación de la atención continuada de los pacientes que pueden recibir el alta de manera segura.

"Nuestra red de farmacias magistrales nos permite desarrollar planes de atención personalizados para cada paciente, proporcionando medicamentos y suministros personalizados que se envían directamente a su hogar o se administran en la sala de infusión", explica Booker a AIS Health. "Nuestras actividades no solo están liberando camas para los pacientes con COVID-19, sino que también trasladan los a pacientes de infusión a entornos más cómodos de manera segura y eficiente e, incluso, evitan el ingreso al hospital desde el principio".

Algunos servicios se han trasladado al entorno virtual

La compañía también ha trasladado algunos de sus servicios al entorno virtual, incluidos "la selección y priorización de pacientes a distancia, la educación y la enseñanza de pacientes, la supervisión de enfermeros y la asistencia a los planificadores de alta hospitalaria y a los pacientes". Además, Option Care Health ha reasignado a algunos de sus 2,900 enfermeros de infusión y profesionales médicos de farmacia a lugares con mayor necesidad, como Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

En un entorno tan contagioso, la empresa toman numerosas precauciones para ayudar a reducir las posibles infecciones por COVID tanto en sus empleados como en sus pacientes. "Seguimos de cerca las pautas de los CDC y estamos actualizando nuestros planes, políticas y pautas con la frecuencia necesaria para garantizar la seguridad de nuestros empleados y la de nuestros pacientes, en especial durante esta era de COVID-19, donde las condiciones cambian rápidamente", dice Booker. “Tenemos una llamada programada todos los días para evaluar los nuevos datos relacionados con el COVID-19 y analizar cómo adaptar nuestro suministro de EPP [es decir, equipo de protección personal] en consecuencia. Debido a nuestra red nacional y una relación de larga data con los proveedores, tenemos un amplio suministro de EPP y lo monitoreamos de forma constante para asegurarnos de que nuestros empleados tengan todo lo que necesitan a fin de que puedan brindar un tratamiento seguro a los pacientes".

Se ha puesto en marcha el cambio al hogar

Algunos planes ya han cambiado la administración de ciertas terapias a los hogares de los pacientes y a los consultorios de los proveedores, los cuales son entornos más rentables que los hospitales, señala el Doctor en Farmacéutica Elan Rubinstein de EB Rubinstein Associates. La décima edición del Informe de Tendencias en Farmacia Médica de Magellan Rx Management encontró que entre 54 pagadores encuestados, el 39 % tenía un programa de sitio de servicio obligatorio en 2019. Entre los miembros que fueron trasladados a este programa, el 34 % se cambiaron al entorno de infusión residencial.

“Podría haber más infusión en el hogar, con medicamentos que presentan un riesgo bajo de eventos adversos graves durante o inmediatamente después de la infusión o cuando un paciente tolera infusiones previas de estos medicamentos sin dificultad o con mínima dificultad”, dice Rubinstein. “Con respecto a los pacientes que reciben quimioterapia, un cambio a la infusión en el hogar requeriría que hubiera una forma de controlar su funcionamiento y la evaluación de las pruebas de laboratorio para valorar la seguridad y la idoneidad de la terapia farmacológica prevista y una decisión antes de la infusión para cambiar la dosis, los medicamentos, continuar o esperar".

Lisa Kennedy, Ph.D., Economista en Jefe y Directora Administrativa de Innopiphany LLC, señala que aunque el CMS ha cambiado algunas políticas en apoyo de la infusión residencial, "no todo mundo la ha adoptado". Señala que la Community Oncology Alliance "ha planteado preocupaciones de seguridad sobre la infusión residencial, centradas en la falta de capacitación de quienes en la comunidad administran el tratamiento en el hogar respecto de los enfermeros de oncología capacitados".

Por el contrario, la Asociación Nacional de Infusión Residencial "apoya firmemente la infusión en el hogar como una opción viable para mantener a los pacientes seguros", afirma Kennedy. También señala que las directrices de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) establecen que los proveedores deben "considerar si la infusión residencial de medicamentos de quimioterapia es médica y logísticamente factible para el paciente, el equipo médico y los cuidadores".

En estas pautas, ella afirma: "ASCO plantea el desafío clave aquí, que es cómo tomar un sistema, un proceso y un recurso diseñados para administrarse en un entorno y luego trasladarlo a un entorno residencial. Tal vez no sea factible debido a la capacitación del personal nuevo, los recursos disponibles, las limitaciones de los viajes, los seguros y otros aspectos logísticos que hacen que simplemente no se pueda escalar adecuadamente. Por lo tanto, realmente depende de la situación, las características geográficas y la capacidad del centro".

A los pacientes les puede gustar la comodidad

"A partir de ahora habrá muchos candidatos para infusión en el hogar, y a algunos clientes/pacientes les puede gustar la comodidad de recibir atención residencial", afirma Shehata. Los inversores que respondieron a la encuesta en la que se basó la Perspectiva de Inversión en Salud y Ciencias de la Vida de KPMG de 2020 "vieron una buena oportunidad en la atención médica residencial, y esa encuesta se hizo antes de la pandemia de COVID-19". La carga de los sistemas de salud es probar nuevos modelos de atención y abrir más posibilidades relacionadas con la asistencia médica en el hogar, incluida la infusión".

Los modelos alternativos de atención pueden ser una opción

"El uso de la infusión residencial también dependerá de la naturaleza de los medicamentos utilizados y de la cantidad de tiempo que se tarda en infundir el medicamento (desde media hora hasta cuatro horas) y de cualquier requisito de manejo específico", afirma Shehata. "Podría haber oportunidades para que se introduzcan aquí modelos alternativos de atención. La capacidad de los enfermeros para enseñar a los pacientes cómo autoadministrarse los medicamentos es un aspecto importante para que esto suceda.

"Sin embargo, algunos pacientes que reciben infusiones de ciertos medicamentos requieren una vigilancia de los signos vitales y control de las reacciones adversas", agrega. "Una opción es utilizar la telemedicina con telemetría para vigilar a distancia los signos vitales de un paciente de modo de asegurar que los pacientes no sufran eventos adversos mientras se les hace la infusión. Otra opción es que el enfermero que administra el medicamento pueda también darle al paciente un teléfono celular para llamar si tiene algún problema con un medicamento que requiera varias horas de tiempo de infusión. El tiempo de respuesta debe ser aceptable y el riesgo clínico debe ser apropiado en estos casos".

Steven F. Robins, Socio Ejecutivo y Director de The New England Consulting Group, afirma que, si bien la mayoría de las infusiones se seguirán administrando en entornos tradicionales como hospitales y clínicas ambulatorias, "habrá una evolución hacia el traslado de una serie de tratamientos crónicos al hogar", incluida la diálisis, un cambio que, según afirma, ya estaba ocurriendo antes de la pandemia. "Para que este cambio sea significativo, sin embargo, será necesario que haya mejoras en la integración de tecnologías inteligentes, incluida la integración de equipos remotos y la supervisión de los pacientes, de conformidad con la ley HIPAA. Es importante recordar que durante la crisis de COVID-19, algunos de estos requisitos se han relajado."

Robins comenta a AIS Health que “también esperamos ver que se trasladarán al hogar una serie de procedimientos de diagnóstico que se efectúan en laboratorios o en consultorios de proveedores. Esto será resultado de una combinación de tecnologías emergentes integradas con teléfonos inteligentes, así como de proveedores que empiezan a ofrecer opciones residenciales, como estaciones móviles de diagnóstico por imágenes que se pueden limpiar fácilmente a medida que pasan de un hogar a otro para distintos pacientes".

"El modelo basado en centros de infusión para pacientes ambulatorios es excelente, pero va a necesitar múltiples enfoques relacionados con la complejidad del tratamiento y también la sistematicidad del tratamiento. El problema es que el modelo actual se basa en la comodidad para el sistema de salud", afirma Shehata. "Esto podría requerir algunos cambios en la cadena de suministro farmacéutico para que los medicamentos se entreguen en el hogar en lugar de en el centro de infusión o el hospital, pero varias farmacias especializadas manejan este proceso. La entrega a domicilio también puede ayudar a los pacientes que tienen problemas de transporte. Prestar la atención en el hogar también puede tener el efecto neto de mejorar el cumplimiento terapéutico".

Comuníquese con Booker a través de Jonathan Durrbeck en JDurrbeck@pcipr.com, Kennedy en lisa.kennedy@innopiphany.com, Newcomer en leenewcomer1@gmail.com, Robins a través de Renee E. Paul en rep@necg.net, Rubinstein en elan.b.rubinstein@gmail.com, Shehata a través de Bill Borden en wborden@kpmg.com y Walk a través de Susan Turkell en sturkell@pairelations.com.
por Angela Maas

Share Post