Lo único que Abbi Tucker desea es ser una adolescente normal y disfrutar tocando música, pero cuando tenía 13 años, fuertes dolores de cabeza por migraña y terribles dolores de estómago, que resultaron en una pérdida de peso de 50 libras, arruinaron sus esperanzas por un tiempo. Después de numerosas pruebas y consultas con médicos, le diagnosticaron la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal. Su vida ha vuelto a la normalidad ahora que recibe infusiones de terapia para tratar trastornos inflamatorios crónicos en la sala de infusión de Troy de Option Care Health.

“Cuando comencé a recibir tratamiento, mi vida cambió”, dice Abbi, ahora de 16 años, de Marysville, Míchigan. "Volví a subir de peso y finalmente pude concentrarme en la escuela y divertirme de nuevo".

Cuando Abbi comenzó a experimentar graves problemas de salud, ella y su familia estaban asustados y ella se sentía terrible. Sus síntomas la hacían perder al menos un día de clases a la semana y le resultaba difícil mantenerse al día con sus estudios. No podía pasar tiempo con sus amigos, tocar o dar clases de piano, e incluso perdió el apetito.

Ahora, con un plan de tratamiento en curso, ha vuelto a sus actividades, lo que incluye la práctica en una banda como baterista júnior, pasar tiempo con amigos y tocar música en su iglesia. Comer también es gratificante, aunque se mantiene alejada de las comidas grasosas y picantes, así como de las palomitas de maíz.

Abbi originalmente recibía su terapia de una hora cada siete semanas en el hospital. Cuando surgieron problemas con el seguro médico que requirieron un cambio a una compañía de terapia de infusión, ella y su familia eligieron Option Care Health y no podrían estar más felices con su elección.

"AMO a los enfermeros que trabajan ahí", dijo. “Es muy difícil que me logren sacar sangre, lo que hace que el proceso sea doloroso. Uno de mis enfermeros de infusión de Option Care Health me hizo una almohadilla térmica y la uso cada vez que me extraen sangre. Es increíble".

Antonette, la recepcionista del centro, llama para recordarle a su familia las próximas citas y el personal sabe que debe buscar la camioneta roja del padre de Abbi cuando va a dejarla. Es bombero y paramédico con preparación médica, lo que tranquiliza a su familia.

Le gusta recibir atención en la sala para terapia de infusión en lugar de en casa porque ocasionalmente ha tenido reacciones adversas. Toma Benadryl y un esteroide antes de cada tratamiento, lo que ayuda, pero le da tranquilidad saber que las enfermeras de Option Care Health están ahí en caso de que comience a tener problemas. También aprecia la privacidad de las salas.

“El personal siempre me hace sentir como en casa y que mi salud es su prioridad número uno”, dijo Abbi. "La terapia de infusión realmente me ha cambiado la vida y ahora puedo hacer lo que haría una típica joven de 16 años todos los días".

 

Share Post